El Camino de la Relación de Pareja

Arancha
20 enero, 2015

Toda crisis en una relación, y más en las relaciones de pareja, además de representar una amenaza y un riesgo, también se puede ver desde un lado mucho más positivo, vivirlo como una oportunidad…un momento ideal para sanar, mejorar dentro del vínculo y hacer la relación más sana y adulta. Está claro que para poner en práctica está oportunidad, hay que apostar por la relación, echarle paciencia, motivación y mucho cariño al asunto. Sólo es cuestión de creer que es posible.

 Independientemente de lo mencionado con anterioridad, también es importante saber que en el camino de una relación, no siempre se está al 100 x 100, me refiero a que la vida en pareja pasa por múltiples estados y ciclos, y eso es una realidad que hay que tener muy presente. Momentos de más distanciamiento, de mayor recogimiento con uno mismo, ciclos donde hay más ganas de compartir con el otro, de más entendimiento, de mayores conflictos…una infinita variedad que resulta cuanto menos entretenido. Y donde por supuesto entra en juego todo nuestro Ser propio, unido al del otro, la pareja. Son como piezas de puzle que a veces encajan casi a la perfección, y otras el puzle no parece coger forma.

La oportunidad que subyace a toda crisis no se manifiesta hasta que no se reconoce todos los parámetros de la situación, y no se acepta el punto en el que ambos se encuentran. Mientras se nieguen los hechos o se trate de escapar de ellos, la oportunidad no se abrirá.

Si sabes lo que te pasa, crearás espacios para poder resolverlo, y poder permitir que haya un diálogo     que pueda dar lugar a un acercamiento.  Algún factor importante para que ese diálogo sea productivo, real, sincero, no es otro que:

  • Funcionar con nuestra parte más Adulta y dejar de lado a nuestro Niño, es decir, nuestra parte niña menos funcional, menos sana,  que de manera poco consciente nos pone trampas, y se deja llevar por numeroso juegos ridículos que no tienen fin, como: “yo soy más….que tú”, o menos egoísta que tú porque he ido más veces a ver a tus padres”…”parece que me quieres menos”….daría para múltiples ejemplos. Cuando se entra en exigir al otro, en juzgar, en necesitar que el otro haga o deje de hacer porque si no jamás me voy a sentir bien, el perdernos en buscar quien es el bueno y quien es el malo, por esta vía es difícil solucionar la situación.
  •  Si lo que gobierna en un diálogo es el Ego, acompañado de infinitas creencias antiguas, rígidas, sobre ti mismo, sobre lo que se supone que está bien o es normal, sobre lo que se debe y tiene…  jamás darás con la clave real para poner punto y final a muchos de nuestros comportamientos y actitudes que sólo llevan a más dolor, distancia y sobre todo poca sinceridad en un mismo.

 Es bueno registrar cómo nos sentimos, si estamos enfadados, si nos sentimos celosos, a la defensiva, si tenemos el impulso de discutir, es decir, aprender a observarnos, nos ayudará mucho a conocer de primera mano cómo estamos ,cómo funcionamos, y sobre todo de escoger otro camino, antes de que tenga lugar, las mismas peleas o historias de siempre.

Es importante que los dos miembros de la pareja estén por la labor de ver la crisis como algo para impulsarla a un estado de crecimiento y mejoría. En el caso de que sólo fuera uno el que apostara por crecer y producir cambios, y el otro se quede anclado en los mismos mecanismos de siempre que tan pocos resultados positivos han dado, suele producirse un desequilibrio en la dinámica de la pareja. Principalmente porque, digamos lo de una manera coloquial, uno está a por peras y el otro a por limones, y esto puede causar una no sintonía entre ellos.

No siempre la oportunidad está unida al crecimiento de los dos como pareja, también por separado, como personas individuales que somos…y los caminos se separen. Por supuesto que la última decisión en estos casos la tiene uno mismo, en ver que le compensa más.

 Lo que sí es clave y fundamental es que en la relación con el otro, al igual que todo lo que hagamos en esta vida, procuremos que SUME, y no que nos estanque.

Arancha Echávarri

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *

Avance Política de Privacidad RGPD Responsable: Identidad: Arancha Echávarri Martinez – NIF: 51092846W Dir. postal: Josefina Aldecoa 21, 28055, Madrid Teléfono: 646852425 Correo elect: info@echapsicologia.es “En nombre de la empresa tratamos la información que nos facilita con el fin de prestarles el servicio solicitado, realizar la facturación del mismo. Los datos proporcionados se conservarán mientras se mantenga la relación comercial o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. Usted tiene derecho a obtener confirmación sobre si en Arancha Echávarri Martinez estamos tratando sus datos personales por tanto tiene derecho a acceder a sus datos personales, rectificar los datos inexactos o solicitar su supresión cuando los datos ya no sean necesarios. Información ampliada.

Artículos relacionados

Nuestros hijos nos observan

Nuestros hijos nos observan

Los niños toman conductas, emociones, expresiones, propias de sus figuras más significativas, que en las primeras etapas de su desarrollo son, sin duda, los padres.

Un Reto Excepcional

Un Reto Excepcional

Un reto excepcional que nos llama a todos a la reflexión y a la acción para sobrellevar lo mejor posibe estas circunstancias únicas

ACERCA DE


Centro Sanitario Autorizado Registro CS 16619

HORARIO

Lu – Vi: 10:00 AM – 20:00 PM
Sabado y Domingo: Cerrado

CONECTAR
Call Now Button

Pin It on Pinterest

Share This