Hablemos de sexualidad con los niños

por Blog0 Comentarios

La sexualidad va mucho más allá de la genitalidad o de la función meramente reproductiva, también engloba la carga de sentimientos que hay entre los participantes de la relación sexual, el placer que provoca o las emociones que emergen. La educación sexual es una parte fundamental de la educación integral de la persona, ya que el conocimiento del cuerpo y las emociones nos permite cuidar de nuestra salud, que exista un buen desarrollo psico-sexual en el niño,  tener más confianza con nosotros mismos, ayuda a resolver dudas y temores, y sobre todo a relacionarnos mejor con los demás protegiéndonos de posibles presiones y abusos.

 La educación sexual tiene que ser principalmente una responsabilidad de los padres, no puede ser delegada ni a la escuela, ni a los amigos, ni a los medios de comunicación… y es un proceso   gradual que comienza con el nacimiento del niño y continúa en la infancia y en la adolescencia, compartiendo con ellos las requeridas explicaciones siempre respetando la evolución y madurez de los hijos. No es igual la explicación de cómo vienen los bebés al mundo, a los 5 años que a los 12 años.

 Al hablar de la educación sexual, la intención de los padres, profesores y educadores es transmitir al niño una determinada información que es concreta y objetiva, como por ejemplo: qué es la regla, cuáles son los órganos genitales, cómo se conciben los niños…aunque también se transmiten sentimientos, ideas, valores, prejuicios, todo ello de la experiencia propia, es una información mucho más subjetiva donde se pueden escuchar frases como estas: “hacer el amor es divertido”, “los chicos son los que piden salir a las chicas”, “el sexo es malo”… A veces estos comentarios no se dicen tan directamente y de manera tan explícita, pero si se puede dejar caer y transmitir por los padres a los hijos, ya sea por los gestos, el tono de voz, conversaciones que escucha el niño de su madre a una amiga…etc.  Y en muchas ocasiones cuando la información es transmitida de esta segunda manera, los padres lo hacen sin darse cuenta. Y así el niño va creando unas ideas, unos pensamientos y sentimientos en relación al mundo de la sexualidad.

El momento más adecuado para hablar sobre la sexualidad no siempre coincide con el que nos viene mejor a los adultos, cuántas veces la pregunta/s llega cuando el padre/madre están ocupados, metidos en un atasco, preparando a toda prisa la comida, pensando en sus historias. El momento más adecuado es siempre cuando el niño muestra interés en saber algo, porque está más receptivo para escuchar y así la comprensión de la información es más fácil. Evidentemente si el niño pregunta por ejemplo: porque María de mi clase hace pis sentada, y el padre se está afeitando, y no está por la labor de poner atención ni tiempo a la respuesta, será más preferible aplazar la respuesta a otro momento, siempre acordándolo  con el niño, que a la hora de cenar se lo explicas, por ejemplo.

Aunque es importante contestar a las preguntas sin demorar mucho la respuesta, pensando tal vez que se les pase la curiosidad u olviden la pregunta, ya que ellos difícilmente lo hacen. Las respuestas que se den a los hijos tienen que contemplar la verdad siempre, explicada de forma clara y sencilla. No ayuda a la comprensión de la realidad que se hable a los niños de mitos como “los bebés vienen de París” o la famosa “semillita que se planta”, les crea confusión. Responder siempre con la verdad respetando lógicamente la madurez y edad del niño, responder con naturalidad, de forma abierta y sin prejuicios.

 Las manifestaciones sexuales de los hijos despiertan sentimientos y sensaciones en los padres. Es inevitable, ya que en algún momento de la infancia y adolescencia de los hijos, los padres sienten emoción, orgullo, alegría, pero también malestar, vergüenza, e incluso miedo. Por ejemplo, una madre puede sentirse orgullosa de los cambios en el cuerpo de su hija, que poco a poco se va haciendo una mujer, mientras que otra madre sienta miedo ya que percibe o tiene la sensación que los hombres la miran de otra manera. Lo mejor es poner  atención, una escucha activa a todas esas sensaciones, y comprender que es lo que pasa a mí en relación a mis hijos, y a su propio crecimiento y desarrollo tanto físico como psíquico. Y poder actuar de la manera más coherente y adulta, sin dejarse llevar por temores e historias propias de los padres.

Para concluir reiterar la importancia del papel que tiene la familia y la responsabilidad de servir los padres como filtro entre el niño y el bombardeo de información, mensajes y contenidos sexuales presentes en la sociedad, la educación sexual es un asunto que no se puede delegar.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *

Avance Política de Privacidad RGPD Responsable: Identidad: Arancha Echávarri Martinez – NIF: 51092846W Dir. postal: Josefina Aldecoa 21, 28055, Madrid Teléfono: 646852425 Correo elect: info@echapsicologia.es “En nombre de la empresa tratamos la información que nos facilita con el fin de prestarles el servicio solicitado, realizar la facturación del mismo. Los datos proporcionados se conservarán mientras se mantenga la relación comercial o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. Usted tiene derecho a obtener confirmación sobre si en Arancha Echávarri Martinez estamos tratando sus datos personales por tanto tiene derecho a acceder a sus datos personales, rectificar los datos inexactos o solicitar su supresión cuando los datos ya no sean necesarios. Información ampliada.

Libros recomendados

· CARVAJAL, Jorge; El arte de ser uno mismo, México, 2008.

· DYER, Wyne W.; El poder de la intención: aprende a usar tu intención para construir una vida plena y feliz, DEBOLSILLO, 2010.

· FRANKL, Viktor E.; El hombre en busca del sentido último, Herder, Barcelona, 1946 (1ª ed.)

· FROMM, Erich; El arte de amar, Paidos Ibérica, 2007.

· AUGER, Lucien; Ayudarse a sí mismo: una psicoterapia mediante la razón, Sal Terrae, 1997.

· TOLLE, Eckart; El poder del ahora, Gaia, 2007 (6ª ed.)

· JAMPOLSKY, Gerald G., HOPKINS, Patricia y THETFORD, William N.; Adiós a la culpa: la magia del perdón, Los Libros del Comienzo, 2009 (12ª ed.)

· BUCAY, Jorge y SALINAS, Silvia; Amarse con los ojos abiertos, RBA, 2003.

· HAY, Louise L.; El poder está dentro de ti, Books4Pocket, 2007.

· KUBLER-ROSS, Elisabeth; La muerte: un amanecer, Luciérnaga, 2008.

· HAY, Louise L.; Vivir, Urano, 1995.

· FORD, Debbie, El secreto de la sombra, Obelisco, 2009.

ACERCA DE

HORARIO

Lu – Vi: 10:00 AM – 20:00 PM
Sabado y Domingo: Cerrado

CONECTAR

Call Now Button

Pin It on Pinterest

Share This